Feriado violento en Santa Fe, una muerte, dos crímenes y tres incendios intencionales.

Entre el mediodía del sábado y la madrugada del domingo se produjeron dos asesinatos en esta capital. Además, el mismo sábado falleció un hombre que había sido baleado en Santo Tomé una semana atrás. Y este lunes hubo tres atentados con fuego.

En Yapeyú, un chico quiso recuperar su moto y lo ejecutan de un tiro. En Guadalupe, otro joven fue ultimado de un escopetazo en confusas circunstancias. Por último, en Santo Tomé, el cuidador de una casa murió luego de ser baleado.

Emiliano Ariel Duma (16) buscaba justicia pero halló su propia muerte. El chico quiso recuperar la moto que le habían robado momentos antes y en dicha acción encontró el fin de sus días. Un delincuente lo ejecutó de un disparo en la nuca.

Tan grave episodio ocurrió el sábado poco antes del mediodía, en barrio La Ranita, esto es: en la zona noroeste de la ciudad.

En el transcurso de la mañana, Emiliano circulaba por la zona cuando fue interceptado por un delincuente el que, bajo amenazas, le sustrajo el rodado y se dio a la fuga. No se sabe si hubo comunicaciones por celular u otra cosa. Lo cierto es que poco después, el joven llegó hasta la intersección de Ulrico Smith y Ex Combatientes de Malvinas, con la firme intención de recuperar su vehículo. Sin embargo, nada de eso ocurrió. El que apareció en escena fue un sujeto el que sin más lo asesinó de un disparo en la cabeza. Según se supo, el proyectil ingresó a la altura de la nuca y salió por la frente. Con la premura del caso, el menor fue trasladado hasta el hospital aunque, pese a los esfuerzos realizados, se produjo su deceso. El caso está siendo investigado por los agentes de la sección Homicidios de la Policía de Investigaciones (PDI), quienes se constituyeron en el lugar y tomaron contacto con los vecinos y los ocasionales testigos. De todo lo actuado se informó al fiscal de Homicidios, doctor Jorge Nessier, quien ordenó una serie de medidas al respecto.

En tanto, en la madrugada del domingo otro chico fue asesinado de un disparo de escopeta en la cabeza. Ocurrió en Guadalupe Oeste y las circunstancias del hecho son algo confusas. Del hecho se supo que cerca de la 1.30, cuando los ocupantes de una vivienda ubicada en Dorrego al 7.800 (altura de Larrea) despertaron sobresaltados a causa de un gran ruido. Ni bien se asomaron, ante sus ojos apareció un cuadro aterrador. Sobre el patio delantero de la vivienda yacía el cuerpo de un chico con graves heridas en su cabeza. Asustados, los dueños de casa dieron cuenta de lo acontecido al 911, por lo que minutos después numerosos uniformados arribaron al lugar. En efecto, los agentes constataron que el herido es un chico, de entre 15 a 17 años, el que ya estaba muerto cuando ellos llegaron. Tras comunicar la novedad a los fiscales de Homicidios se dispuso el traslado del cuerpo para la realización de una autopsia. Y fue en esta parte donde se produjo la “sorpresa”: el joven presentaba en su cráneo lesiones propias de un disparo de escopeta, con pérdida de masa encefálica. De acuerdo al tipo de lesión, todo parece indicar que el disparo fue realizado a muy corta distancia (a quemarropa).

Pero las novedades no terminaron ahí. Se supo que sobre el techo del inmueble en cuestión, los agentes hallaron gran cantidad de objetos, los que habrían sido sustraídos de viviendas vecinas. Atento a esta cuestión, se dispuso el secuestro de todos los elementos mientras procuran los trabajos para establecer la identidad del joven muerto.

Por último, el sábado se produjo el deceso de un hombre de 43 años que había sido baleado la semana pasada. El domingo anterior, José Raúl Velozo ingresó al hospital José M. Cullen con un impacto de bala en su brazo derecho. Según trascendió dicha lesión se produjo cuando el nombrado se encontraba al cuidado de una vivienda (en barrio Las Vegas, de Santo Tomé) y sufrió el ataque de un intruso que llegó al lugar con fines de robo. El balazo produjo en Velozo lesiones de una gravedad extrema, a punto tal que los médicos debieron amputarle el miembro superior afectado. A partir de entonces, distintas complicaciones fueron minando el cuadro de salud del infortunado, que agonizó en la Unidad de Terapia Intensiva hasta que se produjo su deceso. El episodio ahora está siendo investigado por los agentes de la Policía de Investigaciones (PDI) con conocimiento de los fiscales de Homicidios.

Tres atentados con fuego
En la madrugada del lunes ardió un colectivo de Expertur. Un rato después corrió la misma suerte un Peugeot 504. Ya en la mañana, autores ignorados quemaron una precaria vivienda en Alto Verde.

Un colectivo de la empresa Expertur, un automóvil particular y una precaria vivienda fueron blanco de atentados incendiarios en el transcurso del último lunes, en una seguidilla de ataques que por el momento son materia de investigación para la policía.

La secuencia se inició minutos antes de las 4 del feriado puente en Estanislao Zeballos al 3700, frente a un galpón donde se hace el mantenimiento y reparación a las unidades de la empresa de turismo. A esa hora un empleado estaba limpiando uno de los coches cuando comenzó a escuchar explosiones que venían desde la calle. Al asomarse encontró uno de los micros convertido en “una bola de fuego”. El coche en cuestión es un Mercedes Benz, con capacidad para 50 pasajeros, el que se encontraba estacionado en la vía pública debido a un problema en el sistema de embrague.

En segundos, las llamas alcanzaron tal magnitud que amenazaron seriamente con propagarse a otros dos colectivos que estaban cerca. Incluso un transformador de la EPE resultó con daños. El incidente no pasó inadvertido para varios vecinos que salieron de sus casas y dieron una mano para combatir el fuego. La situación se tornó dramática cuando varios de los involucrados se dieron cuenta de que un hombre no podía salir de su propiedad debido al fuego. Por fortuna, poco después logró salir ileso. Finalmente los bomberos arribaron al lugar y tras arduas maniobras lograron sofocar el foco ígneo, sin que haya que lamentar desgracias personales.

“Yo estaba terminando de limpiar un coche mientras esperaba a un compañero que tenía que llegar a las 4 y empiezo a escuchar explosiones”, narró hoy Gustavo, el empleado de Expertur. “Salgo a mirar y veo el colectivo que estaba todo prendido fuego. Ese coche trabajaba todos los días. Había llegado de un viaje y tenía el embrague roto, por eso quedó afuera.

“Llamamos a los bomberos, al encargado de la empresa y salimos corriendo para ver si podíamos apagar algo. Enfrente había otro colectivo que casi se prende fuego también. Por suerte le pudimos dar marcha y lo corrimos hasta la esquina. Además había otro colectivo que también logramos alejar. Menos mal que no explotó el transformados de la EPE porque si no esto habría sido peor todavía”.

Más adelante Gustavo narró: “no vimos a nadie. Pero creo que algo le han tirado porque el coche no tenía ningún desperfecto. Incluso las baterías quedaron en buen estado. Si hubiesen tenido algún problema o un cortocircuito no estarían sanas. Por eso te digo que lo prendieron de manera intencional”. Por último remarcó que “los vecinos nos dieron una mano grande. El micro era una bola de fuego impresionante. El calor, tremendo… también el humo. Nos asustamos cuando vimos que la pintura de los otros colectivos que estaban estacionados en frente se comenzó a ampollar. No se prendieron por poco”, culminó. De acuerdo al informe de los bomberos el hecho está siendo investigado como un incendio intencional. Como causa del siniestro los peritos indicaron que se produjo tras el arrojamiento de un elemento en combustión sobre el colectivo, no descartando que lo hayan rociado previamente con algún otro hidrocarburo.

Poco después los servidores públicos debieron volver a intervenir a raíz de un incendio que se desató sobre un automóvil particular. En este caso se trató de un Peugeot 504, el que se encontraba estacionado en la zona de Facundo Zuviría y Gorriti.

Al igual que en el caso precedente, autores ignorados arrojaron algún elemento combustible sobre el rodado para luego prenderle fuego. Los daños en el vehículo fueron totales. No hubo que lamentar víctimas y la causa del incendio fue caratulada como intencional.

A su vez ayer, poco antes del mediodía, los bomberos debieron salir raudos en dirección al distrito costero de Alto Verde. En dicho lugar una precaria vivienda ubicada en la manzana 10 había sido atacada por desconocidos que la incendiaron. Los actuantes lograron sofocar las llamas mientras los investigadores procuran dar con los responsables de este episodio.

 
 
 
Volver a Noticias
 
lalal
Otro Producto de Medios y Empresas