En el corralón municipal hay cerca de 1.500 motos retenidas en lo que va del año.

El municipio y la Policía realizan operativos por la seguridad vial y pública. El año pasado fueron secuestrados 14.598 rodados; en cinco meses de 2015 ya son casi 6.000.

Por la seguridad vial y pública, desde diciembre de 2013, el municipio y la Policía de la provincia llevan a cabo operativos de control en distintos puntos de la ciudad, ya no solo en las avenidas principales sino también en el interior de los barrios. Hoy en el depósito de autos retenidos hay cerca de 1.449 vehículos, de los cuales habrá unos 20 autos, el resto son motos. Son diarias las inspecciones en la calle y el número fue creciendo con el correr de los meses. El año pasado se secuestraron 14.598 motos y se estima que en el 2015 el número será similar o superior.

Según manifestó el secretario de Control del municipio santafesino, Ramiro Dall’Aglio hasta mayo fueron trasladadas más de 5.800 motos porque aún no fueron contabilizadas las que se sustrajeron durante el mes pasado. “En 2013 fueron 7.500 motos retenidas y ese número se duplicó al año siguiente porque en diciembre el intendente José Corral dispuso dejar de hacer los controles solo con la lógica de la seguridad vial y colaborar y hacerlos en conjunto con la Policía en lo que respecta a la seguridad pública. Es por eso que los operativos se trasladaron dentro de los barrios porque la policía decía que los conocidos motochorros o los arrebatos se producían por sujetos que se trasladaban en estos vehículos”, explicó.

Es por eso que se cambió la metodología y en vez de hacerlos en lugares claves como Gorriti y Aristóbulo del Valle o General Paz y French y con la lógica de la seguridad vial, se eligieron puntos intermedios y se introdujeron en los barrios como Coronel Dorrego o Centenario, El Pozo, Yapeyú, Barranquitas, entre otros y de esta manera se duplicaron las retenciones.

 
 
 
Volver a Noticias
 
lalal
Otro Producto de Medios y Empresas