https://santafenoticias.com/wp-content/files_mf/1679001736olacalor.JPG
 

El cambio climático hizo 60 veces más probable la ola de calor que se abatió en la Argentina

 

Así lo revela un estudio de la organización World Weather Attribution. Además, debido a la sequía, la región recibió menos de la mitad de las lluvias habituales en la campaña de cultivos de verano.

La ola de calor que atraviesa a la Argentina y a los países de la región deja marcas históricas de temperatura y sensación térmica. Y son muchas las preguntas que apuntan a si detrás de este fenómeno meteorológico que vivimos no se encuentra el cambio climático con su secuela de transformación y erosión de los diversos ecosistemas. Una publicación reciente de un estudio de World Weather Attribution lo confirma.

World Weather Attribution es una entidad que reúne la colaboración académica para estudiar la atribución de eventos extremos, cálculos del impacto del cambio climático en eventos meteorológicos extremos como olas de calor, sequías y tormentas. En este sentido, la investigación revela que  «una gran área centrada alrededor de la parte centro-norte de Argentina, y también el sur de Bolivia, el centro de Chile y la mayor parte de Paraguay y Uruguay, experimentó temperaturas récord durante dos olas de calor consecutivas a fines de noviembre y principios de diciembre de 2022». También se observa que “las temperaturas más altas en la región, que se atribuyen al cambio climático, han disminuido la disponibilidad de agua observada a fines de 2022 lo que indica que el cambio climático probablemente también redujo la disponibilidad de agua aumentando así la sequía agrícola”.

El Sistema de Información sobre Sequías para el sur de Sudamérica (SISSA) explicó que esto indica la existencia de una combinación entre la variabilidad natural y la señal de cambio climático antropogénico especialmente detectable y atribuible en el alza de las temperaturas. Según el reporte, el aumento de las olas de calor extremo condujo a un déficit en la disponibilidad de agua debido a un incremento de la evapotranspiración. Esta pérdida de humedad en la superficie y en la vegetación es la que habría provocado la exacerbación de la sequía.

«Con el futuro calentamiento global, las olas de calor como esta serán aún más comunes y más intensas. Si la temperatura media mundial aumenta 8 °C adicionales, hasta un calentamiento total de 2 °C, una ola de calor tan intensa como esta sería unas 4 veces más probable de lo que es ahora, mientras que una ola de calor que ocurre aproximadamente una vez cada 20 años sería entre 0.7-1.2°C más caliente que éste«, finaliza el texto.

Fuente: Agencias

 
 
 
Volver a Noticias
 
lalal
Otro Producto de Medios y Empresas