El ministro de Gobierno Pablo Farías pidió no hacer doble lectura por el tiempo que Miguel Lifschitz se toma para convocar a las elecciones de 2019 en la provincia. “No hay nada extraño”. “No hay secretos”, dijo. El plazo de ley que tiene el gobernador para firmar el decreto de convocatoria es entre 120 y 150 días antes de la fecha de la primaria y recién se cumpliría a mediados de este mes. “El calendario electoral sale en diciembre”, prometió Farías al confirmar lo que ya se conoce: que las elecciones provinciales y municipales se realizarán en el primer semestre de 2019 y sólo falta ajustar los días. Uno de los borradores del cronograma que se filtró en octubre -y publicó Rosario/12– proponía la primaria el 14 de abril y la general el 16 de junio, pero después se conoció otro que sugería los domingos siguientes en ambos casos: 21 de abril y el 23 de junio. “Estamos dentro de esos plazos” para que Lifschitz llame a elecciones. “No hay nada fuera de lo normal”, insistió el ministro.

La explicación política de Farías calzó justo como respuesta al reclamo del presidente del Partido Justicialista, Ricardo Olivera, en el congreso partidario del sábado. Olivera se quejó porque “nos enteramos del cronograma electoral por los diarios”. Y le preguntó a sus compañeros: “¿No les parece que el principal partido de oposición en Santa Fe tendría que ser consultado por el gobierno a la hora de definir la fecha de las elecciones?”. Lifschitz “tiene que definir el calendario electoral y como argumento para no tomar la decisión dice que están viendo los feriados de 2019. Les voy a proponer que le llevemos al gobernador un almanaque para que nos diga cuándo son las elecciones”, ironizó Olivera en uno de los tramos más festejados del congreso del PJ.

Según Farías “no hay nada extraño” en la demora de Lifschitz. “Como sucede ante cada año electoral, durante el mes de diciembre del año anterior, que es el que empezamos a transitar esta semana, se conoce el cronograma electoral. Nosotros estamos en condiciones de darlo a conocer en los próximos días, en las próximas semanas. Pero no hay ninguna situación extraña. Lo normal es que el calendario (de 2019) se conozca en diciembre” y eso es lo que va a ocurrir, aclaró.

— ¿Va a consultar a los partidos políticos? -le preguntó un colega a raíz del reclamo del presidente del PJ?
— Hemos escuchado todo este tiempo muchas opiniones de los partidos. Mantenemos comunicación con la mayoría de ellos y con sus dirigentes. Tenemos una idea de cuáles son perspectivas. No hay mucho secreto en esto. Las elecciones en un año que coinciden las nacionales con las provinciales, por imperio de nuestra Constitución y por los plazos que se establecen, son separadas. Y lo más sano y lo que indica la experiencia, es realizarlas una en el primer semestre (las provinciales) y la otra en el segundo semestre (las nacionales). Vamos a estar en esos términos, no hay demasiada discusión al respecto. Hay que ver los plazos entre la primaria y la general porque debemos cumplir con una serie de resguardos y cuestiones para que las elecciones se realicen con normalidad.

— ¿Hay ansiedad?
— Sí, claro, es lógica la ansiedad. Viene un año electoral, se están lanzando las candidaturas. Lo sabemos. Incluso, la misma ley que fija las primarias obligatorias en Santa Fe establece los plazos dentro de los cuales debe convocarse a elecciones, recién para el mes de diciembre Y estamos dentro de esos plazos. No hay nada fuera de lo normal.

Farías criticó la “dualidad” del presidente de la UCR Julián Galdeano, que en la provincia es aliado del Frente Progresista y el fin de semana apareció en una foto de un candidato a gobernador de Cambiemos. “El radicalismo tiene esa dualidad desde hace tiempo: una pertenencia a Cambiemos a nivel nacional y al Frente Progresista, en Santa Fe. Esto produce una tensión permanente en sus dirigentes para las elecciones locales entre estar en un frente u otro. Nosotros sabemos, porque lo manifiestan permanentemente, que la gran mayoría de los dirigentes del radicalismo van a continuar en el Frente Progresista. Lo de Galdeano será una decisión personal de él. No encontramos que el radicalismo como partido haya avalado esa presencia en esa reunión”, tiró.